'img-responsive')); ?>

Té frío, una bebida diferente

El Té frío es una bebida sin calorías si no le agregamos azúcar, es refrescante, natural  y sumamente saludable por el aporte de sus propiedades y beneficios.  Mantenerse hidratado es muy importante y el Té cumple principalmente con ese objetivo, brindándonos múltiples opciones para compartir con amigos o en familia a toda hora del día.

El Té frío surge  en el año 1904 por Richard Blechynden en una feria de alimentos en Missouri, EEUU.  Este vendedor de Té, ofrecía a los visitantes de la feria su té caliente, pero dadas las altas temperaturas reinantes, no lograba que lo probaran. Se le ocurre entonces  improvisar y agregarle hielo para captar la atención. El éxito fue rotundo y llegó a vender cerca de 3000 litros de té frio. Fue el comienzo de una nueva era para el consumo de ésta bebida que fue incorporada en varios países como refresco.

Opciones para la preparación:

  • Para cuando tenemos poco tiempo, la alterativa es prepararlo con el doble de la  medida habitual de Té: dos  cucharaditas por taza en vez de una, infusionarlo  de dos a cinco minutos  según el tipo de té que estemos utilizando, verterlo en una jarra con hielo y está pronto para servir en el momento.
  • El Té en la heladera puede conserva su frescura hasta por  24 hrs.

Les sugiero para la preparación del Té frío seleccionar preferentemente los tes blendeados con flores frutas y los rooibos. Son más sabrosos y aromáticos. Los podemos endulzar a gusto y es recomendable hacerlo con azúcar rubia o con miel.

Si queremos elaborar diferentes bebidas con la base del té frío, podemos agregarle frutas de estación,  jugos, yogurt, helados o  hasta bebidas alcohólicas como champagne, ron o vodka.

Algunas recetas:

Delicia tropical: Infusionar 1 litro de té verde, agregale ananá en trozos, lima pelada y varias hojas de menta fresca. Licuarlo  y dejarlo  enfriar en la heladera.  Decorar los vasos con hojitas de menta.

Frutas de verano: Infusionar cualquier tipo de té blendeado. Colocar en copas o vasos altos  adundante hielo y pequeños   trozos de durazno, frutilla, melón  o la fruta que prefieras para  luego verter el té.

Vainilla nevada:  Infusionar  ½  litro de té verde blendeado  con coco o ananá preferentemente. Colocarlo en una licuadora junto con el hielo picado y 2 bochas de helado de vainilla. Traspasarlo a copas altas y decorar con hebras molidas.

Trago Daisy: Infusionar  ½ litro de té negro blendeado con frutos rojos. Enfriar con hielo y endulzar a gusto. Servir en copa flauta  1/3  de la infusión y completar con champagne. Decorar la copa con una frutilla, cereza o mora.

Son infinitas las combinaciones que nos brindan los Tés fríos como  bebida  para el verano,  aprovechando su factor hidratante así como  la cantidad de antioxidantes que nos aporta.

“Beber Té es un ritual de todos los días “  Disfrútalo!

06 Pié Té Frío